Recent Posts

RELACIONES DE PAREJA EN VERANO


la pareja en verano


¿Puede mejorar la relación de pareja durante las vacaciones de verano?


En verano, con la llegada de las vacaciones, se tiene la expectativa de que uno va a desconectar del ritmo del día a día y a estar relajado, por lo que se espera que la relación de pareja vaya mejor.

Lo cierto es que si durante el año, la relación de pareja arrastraba una crisis o momentos difíciles por problemas que no se habían resuelto (dificultades para expresar opiniones y sentimientos, conflictos y discusiones que siguen afectando, déficit comunicacional, problemas afectivos y sexuales), las vacaciones de verano por sí solas no los van a minimizar; al contrario, se van a manifestar de forma más acusada con las vacaciones, aumentando los posibles conflictos y discusiones, por el hecho de estar en la época estival más tiempo juntos.

Hasta la llegada de las vacaciones, el ritmo de vida diario, con unos horarios establecidos y unas actividades planificadas (trabajo, colegio, casa, idiomas,etc) enmascara situaciones que no se tratan por considerar que "no existe tiempo para pensar en ello" y en vacaciones, con veinticuatro horas disponibles, afloran los distanciamientos, faltas de acuerdos, problemas con la familia, etc.

Por eso, puede aprovecharse las vacaciones de verano para reflexionar en qué punto está la relación de pareja y qué está dispuesto cada uno a mejorar para que la vida en pareja sea más satisfactoria.

EXPECTATIVAS DE LA PAREJA durante las vacaciones


Cómo sean las vacaciones de satisfactorias también depende de qué expectativas asume cada uno. Poner altas expectativas en las vacaciones u otorgarles un efecto "mágico" puede llevar a la frustración como puede ser el caso por ejemplo de parejas que presentan dificultades sexuales y por ir de vacaciones piensan que se van a resolver por sí solos, o el caso de parejas que viajan a un sitio idílico pensando que van a cambiar significativamente sus problemas.

Sea donde sean, lo importante de las vacaciones es "vivir el presente", "vivir el momento", "estar en el aquí y ahora", relajándose y cargando energía para más adelante.
Se pueden combinar actividades activas (paseos, deporte, baño...) con actividades de reflexión (en qué situación estoy, qué me gustaría cambiar y qué cambios puedo ir realizando) y actividades de relajación.

También es bueno que cada miembro de la pareja tenga su propio espacio personal de reflexión y desconexión ya que si la pareja atraviesa una etapa de crisis con discusiones constantes, el hecho de estar todo el día juntos durante las vacaciones hará que sea más fácil entrar en una escalada de conflicto.

Con niños, es buen momento para despertar su creatividad y curiosidad a través del contacto con la naturaleza (visitar una granja, excursiones al campo, visitar un zoo, juegos al aire libre...) y cambiar hábitos (es un buen momento, al haber más tiempo disponible, para adquirir nuevos hábitos como por ejemplo el control de esfínteres, dejando atrás el pañal).

De hecho, tras las vacaciones, muchas parejas acuden a terapia de pareja, en unos casos porque han intentado por ellos mismos mejorar la relación y no lo han conseguido, y en otros porque tienen claro que quieren terminar la relación con el menor daño posible en cada miembro de la pareja.
También a veces se acude para tomar una decisión de si seguir en pareja o romper. 

Dejo aquí el artículo escrito en la revista Gente Saludable:

terapia de pareja de psicólogos sexólogos Zaragoza Eva María González