Recent Posts

SÍNDROME DEL NIDO VACÍO

Nido vacío: qué es y cómo superarlo

qué es el síndrome del nido vacío y cómo superarlo


Las parejas y las familias atraviesan distintas fases en su vida que requieren la realización de ciertos ajustes para que haya un equilibrio familiar. Por tanto, el síndrome del nido vacío hay que considerarlo como una etapa más del ciclo vital familiar, en el que a veces pueden aparecer ciertas dificultades.

El que los hijos se vayan de casa, puede suponer para algunas parejas una época de más libertad en la que pueden retomar aficiones que habían abandonado hace años o tener nuevas aspiraciones y proyectos por realizar (viajar, apuntarse a bailar, cambiar de casa, etc).


Para otras parejas, la fase del nido vacío se puede vivir como una amenaza, especialmente si la relación de pareja no es buena, en cuyo caso suele haber preocupación por "cómo llenar" los espacios que han dejado los hijos, ya que se experimenta vacío y soledad.


  • Síndrome del nido vacío: Analizando la relación de pareja


En esta etapa, se reevalúa la relación de pareja y pueden aparecer sentimientos de indecisión acerca de la continuidad en la relación.

Si la relación de pareja cuando estaban los hijos era de distanciamiento, con ausencia de demostraciones afectivas, falta de intimidad, comunicación de poca calidad y/o aparición de conflictos, en esta etapa principalmente y por el hecho de quedar solos, se puede planear la idea de separación o divorcio, o bien tener relaciones fuera de la pareja como "salida" a una relación insatisfactoria.

Suele ser en esta etapa cuando las parejas acuden al psicólogo o a terapia de pareja, bien por sus sentimientos de tristeza, vacío y soledad, bien porque no saben qué hacer con su relación.

Aunque el síndrome del nido vacío puede afectar tanto a hombres como a mujeres, son ellas las que con frecuencia experimentan con más intensidad esta etapa, ya que además suele coincidir con otras circunstancias como el cuidado de los padres, la menopausia y el haber asumido el rol principal de cuidado de los hijos.


Se puede ver también la etapa del nido vacío en positivo, como una nueva fase de la vida, concentrándose en lo que se está ganando: menos responsabilidades y obligaciones, posibilidad de realizar nuevas actividades o retomar hobbies que se realizaban anteriormente y en su día se abandonaron por falta de tiempo, fortalecer la relación de pareja cultivando aquellas áreas que más lo requieran.

  • Ideas para prevenir el síndrome del nido vacío

--Realizar una preparación antes de que los hijos se marchen de casa, mejorando y/o ampliando las relaciones sociales (retomar contacto con amigos, apuntarse a actividades que impliquen relación con los demás como clases, cursos, voluntariados,etc.).

--Mantener una buena relación entre padres e hijos, ya que eso ayuda a prevenir problemas y se lleva mejor la marcha de los hijos.

--Dedicar tiempo de ocio a hobbies, deportes u otras actividades, sin centrar todas las actividades en relación al cuidado de los hijos.

--Planificar con la pareja el tiempo libre y fomentar la comunicación y expresión de deseos y sentimientos.

  • Cuándo acudir al psicólogo de manera individual o a realizar una terapia de pareja:

En esta etapa si aparecen estos sentimientos de tristeza, soledad y vacío es cuando suele uno plantearse la separación o el divorcio o tener emociones encontradas, sin saber muy bien qué decisión tomar.

En Psicólogos Sexólogos Zaragoza Eva María González, unas veces acude la persona más afectada por la marcha de los hijos (generalmente,la mujer) y en función de la valoración psicológica y de la situación particular se combina con terapia de pareja. Todo depende de cada caso y de la decisión que va tomando cada persona.

A continuación muestro el artículo en la revista gente saludable de saber vivir: